Activación de EA2AK

Para ver las imágenes en grande pulsar sobre la foto de la izquierda

En esta ocasión, desde Olite en Navarra, presentamos las imágenes de la Iglesia de San Pedro

 

Olite. Iniciamos este recorrido desde la boble" de comienzos del s. XV y  el resto de  monumentos de la misma época, podemos visitar la Iglesia de San Pedro, de finales del s. XII, pero para ellos deberemos llegar primero desde Pamplona bien por la autopista A-15 o por la N-121 en dirección a Tudela, se encuentra a unos 40 Kms. de la capital.

En el año 1093 el rey Sancho Ramírez dona al monasterio de Montearagón varias poblaciones, entre las que se encontraba Olite. En 1138 la iglesia de San pedro estaba bajo la advocación de San Felices.

 

La iglesia de San Pedro es una de las contadas que quedan en Navarra de tres naves, iniciada su construcción como hemos dicho en el siglo XII por la cabecera de tres ábsides semicirculares -hoy desparecidos-, queda la portada a la que se le añadió un tímpano gótico, se siguió construyendo en el s. XIII en estilo cisterciense. Posteriormente en el s. XVIII se amplió en estilo barroco derribando los ábsides.  

La portada es de medio punto abocinada, con seis arquivoltas de baquetón intercaladas de ricas cenefas decoradas de ajedrezados, vegetales y hojarasca que descansan en una floreada imposta corrida que da paso a tres columnas con capiteles historiados y vegetales, a cada lado, entre las que se intercalan pilastras que en las esquinas reciben unas delgadas columnillas

En el interior podemos contemplar tres tramos de las tres naves iniciales, la central más ancha que las laterales, cubiertas de bóveda de crucería simple sobre arcos fajones apuntados y formeros de medio punto, que descansan en pilares cruciformes con dobles columnas adosadas a sus frentes y otra más acodillada, terminadas en capiteles de decoración típica de vegetales, alguno figurado y cabezas humanas.

Los vanos muy escasos corresponde a las diferentes épocas de su construcción.

Tiene esta iglesia un claustro con tres pandas de siete arcos y la cuarta de ocho, todos ellos de medio punto sobre doble capiteles la mayoría de decoración vegetal y cabezas humanas, salvo uno muy deteriorado que representa escenas de Adán y Eva, que dan paso a dobles columnas y que en las esquinas se convierten en cuatro.