Activación de EA2TW / P

Para ver las imágenes en grande pulsar sobre la foto de la izquierda

En esta ocasión, desde Fruriz en Vizcaya, presentamos las imágenes de la Iglesia de el Salvador

Es un templo dispuesto en una nave de tres tramos, rematada por una cabecera oblonga, más estrecha. Aparte, hay una torre a los pies y una sacristía detrás de la cabecera. Todo ello va enlazado por un porche perimetral de tejavana recién restaurada, que apea en pies derechos y pretil. La nave, como la cabecera, se aboveda con cañón penetrado por lunetos; carga en muros de mampuesto reforzados por contrafuertes. La torre es un potente elemento prismático asociado al templo por la zona zaguera, integrado en el circuito del pórtico merced a dos arcos apuntados con servidumbre de paso.

Dispone de tres salas, la más alta para campanario, por encima del cual va la cubierta general, que se ha restaurado; es una armadura peraltada sobre poyos de madera. De mucho interés es el ingreso lateral, un cuerpo avanzante que flanquean dos columnitas. La puerta resulta abocinada y de directriz apuntada y la forman tres arquivoltas, la central decorada con grandes hojas de acanto dispuestas radialmente y las otras, por sendos bocelones. La rosca interna descansa directamente sobre las jambas, mientras que las otras lo hacen sobre pares de columnas acodilladas, que poseen fustes enriquecidos con encestados y capiteles decorados.

La columna externa de la izquierda tiene fuste de urdimbre de seis cuerdas y capitel con una historia: una figura de rey coronado destacada al centro, acompañada por un cortejo de cuatro figuras más (uno de ellos con báculo, quizá un obispo; otro con un libro; un músico; y un cuarto más confuso). La segunda columna posee el fuste complejamente decorado con una red de medallones circulares con botón floral, más pequeñas máscaras, flores y animalejos, mientras que su capitel troncocónico es de helechos con piñas. La urdimbre del tercero es una tupida red de diez cuerdas dispuestas ortogonalmente, con lo que el capitel resulta muy similar al segundo con sus helechos y piñas en los ápices. La cuarta repite el encestado del fuste de la primera y el capitel es también historiado: hay una figura central de mayor tamaño, vestida con un hábito largo, que detiene el combate entre dos jinetes (uno armado con lanza corta y el otro, con espada y escudo). En el muro de los pies se reaprovechan dos canecillos y un capitel, éste reciclado como aguabenditera